Quién inventó

¿Quién inventó el submarino?

Escrito por Ángeles Fernández el September 05, 2018

El submarino cuenta con orígenes en diferentes partes de nuestra historia. El primero fue simplemente una imagen creada por Leonardo da Vinci, aunque también hubo un matemático de origen británico llamdao Willian Burne que dibujó diferentes diagramas para un submarino en el año 1570. Pero lo cierto es que ambos solo hicieron imágenes y ninguno lo creó.

No fue hasta el año 1620 que Cornelius Van Drebbel cubrió un bote de madera con trozos de piel que a su vez cubrió con cera para conseguir que soportara el agua. A cada lado de la barca estaban los agujeros para introducir los remos que también estaban cubiertos con una capa ligera de cuero también a prueba del agua.

Para poder mantenerse bajo el agua se cree que había unos tubos que se mantenían flotando en la superficie y que proveían de aire a los hombres que se encontraban en la barca. También se piensa que contaban con un líquido que convertía en oxígeno el dióxido de carbono. Lo que sí se sabe es que había vejigas de cerdo en los bordes de la barca para que ésta pudiera hundirse según se fueran llenando de agua. Para subir, solo había que vaciarlas. Entre los años 1620 y 1624 este artilugio fue probado en el río Támesis.

El submarino, el invento que permitió al hombre navegar bajo el agua.

El submarino para uso militar

El primero en crear un submarino para utilización militar fue David Bushnell en el año 1776 creando uno de madera, el cual era impulsado por unas propelas. La primera idea fue usarlo para adherir explosivos pequeños en el fondo de los navíos ingleses, y aunque el submarino funcionó muy bien, los explosivos no consiguieron hundir ningún barco.

John P. Holland y Simon Lake fueron dos inventores rivales entre sí que se encargaron de crear las primeras formas reales de un sobmarino. A Japón y a Rusia les gustó el diseño creado por Simon Lake mientras que Estados Unidos prefirió por los diseños de Holland. Los dos utilizaban motores de vapor o gas para impulsar en la superficie el viaje y a la hora de sumergirse, en los dos casos, se utilizaban motores eléctricos.

Pero el primer submarino que se puede considerar de tipo militar y a su vez útil, fue el construido por Isaac Peral a finales del siglo XIX. Pero no fue hasta la Primera Guerra Mundial, casi trescientos años más tardes después de haberse esbozado el primer retazo de los que se conocía por entonces como “sumergible”, cuando se comprobó la efectividad de esta peculiar arma de guerra conocida ya como submarino.

De hecho uno de estos submarinos hundió un barco de pasajeros en 1915 en el que viajaban cientos de pasajeros de origen norteamericano, y que está considerada como una de las causas por las que Estados Unidos declaró la guerra posteriormente a Alemania.

Aunque si hay un submarino famoso en todo el mundo y por razones muy diferentes y mucho más entretenidas, ese es el que aparece en “Veinte mil leguas de viaje submarino”, obra de Julio Verne inspirada en el submarino francés conocido como Nautilus y construido en el año 1800, aunque hay que decir el ficticio del escritor estaba bastante más evolucionado que el real.