¿Quién inventó el helado?

Seguramente uno de los postres más sabrosos y más populares de todo el mundo sea el helado. Los hay de todas las variedades imaginables y de todos los sabores. De hecho se llegan a consumir millones de litros cada día en el planeta. Pero ¿sabes quién inventó este original postre?

El origen del helado puede rastrearse en el siglo IV a.C. por lo menos, aunque comenzó a hacerse más popular a raíz de que el emperador romano Nerón, ordenara que le trajeran hielo de las montañas para combinarlo con frutas. En el año 618 d.C, el rey chino Tang, creó un método para mezclar hielo y leche, aunque por la complejidad que requería su elaboración, era un plato que estaba destinado solamente para las clases poderosas.


Con el paso de los años los chinos consiguieron perfeccionar el mantenimiento y el transporte de la nieve, y gracias a ello los helados eran más accesibles a todo el mundo, llegando a venderse en multitud de rincones de China este alimento ya en el siglo XIII.

Un postre delicioso con siglos de antigüedad: el helado

En Europa no se llegó a popularizar el helado hasta el siglo XIV, en el momento en que Marco Polo volvió de uno de sus viajes de Asia con numerosos métodos y recetas usadas en China para preparar este alimento. En esta época los europeos no dominaban aún el almacenamiento de nieve, por lo que solo tenían acceso a los helados los más ricos.

Leyendas sobre el helado

Durante el siglo XVI tuvo lugar en Francia una de las bodas consideradas como de las más ostentosas de toda la historia: la de Enrique II con Catalina de Medici. Durante su celebración, que duró más de un mes, cuenta la leyenda que cada día se sirvió un helado distinto y ante la presión que sentían los cocineros por esta variedad, añadieron a la receta crema espesa, huevo y otros ingredientes, creando así numerosas recetas que a día de hoy siguen vigentes.

Helados en América

Este producto tan sabroso aterrizó en América con los inmigrantes italianos que llegaron hasta los Estados Unidos. Allí se popularizó con mucha rapidez y fue servido incluso por los presidentes Jefferson y Washington a sus invitados. Pero no fue hasta el año 1776 cuando se abrió el primen salón de helado en Nueva York.

Los colonos americanos fueron los que comenzaron a utilizar el término de “crema helada”, para ser abreviado como “helado”, nombre con el que se conoce en la actualidad.

A partir de este momento las mejoras para la fabricación del helado fueron constantes. En el año 1846 fue patentado un pulverizador de hielo, por Nancy Johnson, que consiguió establecer el método fundamental para elaborar helado. En 1897 Alfred Cralle, fue el encargado de patentar un molde para los helados así como la cuchara que se usa para servirlos.

Por último apareció la refrigeración mecánica con lo que el helado consiguió hacerse distribuible y muy rentable, llegando a volverse las tiendas de helado un verdadero icono dentro de la cultura americana.