¿Quién inventó el microscopio?

El primer microscopio fue inventado en 1590 por el holandés Zacharias Janssen. Este inventor creó un microscopio óptico compuesto por dos lentes. Este instrumento lo desarrolló con lentes que eran fabricados por su familia. El microscopio fue una gran innovación para esos tiempos, por ser un instrumento que permite ver objetos u organismos que son muy pequeños para ser observados por nuestros ojos.

El término microscopio proviene de la combinación de dos palabras griegas como micros que es “pequeño” y scopeo que significa “mirar” por lo que describe a este objeto es capaz de observar objetos realmente diminutos.

Microscopio

La rama de la ciencia que estudia a los objetos muy pequeños con los microscopios se denomina microscopía.

El microscopio de Janssen tenía como dimensiones un tubo de 45 centímetros de largo y 5 centímetros de espesor. Además tenía un lente convexo en cada lado, para poder tener un aumento del objeto observado de entre 3 y 9 veces en función de la abertura del diafragma.

Este primer microscopio era óptico porque contenía dos lentes. Este aparato era capaz de generar una imagen más grande del objeto que se observaba y funcionaba por refracción.

El desarrollo del microscopio permitió que la ciencia y la investigación científica avanzaran mucho, ya que a partir de este invento se podía estudiar objetos invisibles a la vista humana que eran importantes. Antes del microscopio, este tipo de estudios no se podían hacer con exactitud, porque no se veían.

Con el microscopio se logró observar aspectos estructurales, celulares y componentes que se encuentran en las personas, animales, plantas, rocas y en toda clase de organismos vivos e incluso inertes.

Antes de la invención del microscopio no se conocían como eran las estructuras más pequeñas de la naturaleza ni cómo funcionaban.

Otro avance importante se produjo en el año 1665 cuando se describe en un texto de William Harvey como utilizó el microscopio para observar capilares sanguíneos.

Un tiempo después Robert Hooke utilizó el microscopio para observar un trozo delgado de corcho y pudo observar que el material era poroso y que se veía como pequeñas celdas a las que bautizó como células. Esta fue la primera observación de células muertas de la historia y todo gracias al microscopio. Robert publicó un texto llamado Micrographia, con dibujos que describen las imágenes conseguidas con la microscopía óptica.

Luego de unos años el biólogo y anatomista de origen italiano Marcello Malpighi fue el primero en observar con el microscopio células y tejido vivo.

Durante el siglo XVII Anton van Leeuwenhoek desarrolló sus propios microscopios y logró describir y documentar varios descubrimientos relevantes, como ser la observación de los glóbulos rojos, bacterias, protozoos, espermatozoides, que hasta ese momento no se había podido ver ni analizar en detalle. Para poder observar estos objetos Leeuwenhoek tallaba sus propias lupas y logró un microscopio con aumento de 275 veces. Este hombre llegó a crear 26 microscopios diferentes durante toda su vida.

Leeuwenhoek se convirtió en un importante microscopista aunque no tenía formación científica. Además por sus investigaciones y descubrimientos se lo considera el fundador de la bacteriología.

En el siglo XVIII se desarrollaron los microscopios con lentes de objetivos acromáticos por asociación, siendo Chris Neros y Flint Crown los primeros en usarlos.

Luego en el siglo XIX se descubre que la dispersión y refracción se puede cambiar mediante el uso de dos o varios medios ópticos. Gracias a este conocimiento se pudo desarrollar objetivos acromáticos de excelente calidad que mejoraron los microscopios.  

En esta época se lograron mejoras mecánicas que incrementaron la estabilidad y la simpleza para la utilización de los microscopios. En el año 1877 Ernst Abbe logró mejorar la microscopía ya que sustituyó el agua por el aceite de cedro por lo que fue capaz de alcanzar incrementos de 2000 veces los objetos observados.

El microscopio electrónico

Entre los años 1925 y 1932 se crea el primer microscopio electrónico, diseñado por Ernst Ruska y Max Knoll. Con este nuevo microscopio se lograba una mayor ampliación de los objetos.

La mejora en los microscopios se logró porque se comenzó a usar haz de electrones en vez de luz visible para enfocar la muestra que se busca observar, por lo que se consiguen aumentos de 100.000 veces. Los microscopios electrónicos amplifican mucho más los objetos porque los electrones tienen menor longitud de onda que los fotones visibles.

Tipos de microscopios

Los microscopios se pueden clasificar en simples, que son aquellos que solo usan un lente para ampliar lo que se desea observar, y compuestos, que usan dos o más lentes para ampliar la muestra. Estos son los tipos más comunes de microscopio pero aún hay otras tipologías.

En la actualidad hay gran cantidad de tipos de microscopios como los microscopios ópticos, microscopios de luz, microscopios electrónicos, microscopio de sonda de barrido, microscopio de fuerza atómica, microscopio virtual. Existen otras tipologías que se usan en la investigación científica, pero son menos usados.

Los microscopios más modernos son los digitales. Estos microscopios se conectan a una computadora por medio de un puerto USB lo cual permite ver en la computadora lo que aparece en el microscopio.

Las imágenes se convierten en archivos y guardan en la computadora. El resto del funcionamiento del microscopio es igual al resto.

Los microscopios modernos están compuestos por un conjunto de elementos como: lentes, espejos y prismas que transmiten luz desde el objetivo al ocular. Estos serán diferentes de acuerdo al tipo de microscopio que se trata, pero básicamente comparten los mismos componentes.

Actualmente se puede analizar con los microscopios todo tipo de elementos como bacterias, organismos, composición de rocas o fluidos, células, y todo tipo de objetos realmente pequeños que se encuentra en la naturaleza.

La ciencia ha avanzado mucho gracias al microscopio ya que no solo se puede observar los componentes de los objetos biológicos, sino que también se puede observar el funcionamiento e interacción entre los organismos, células y sustancias biológicas.

El microscopio es un instrumento fundamental para los científicos actuales ya que les permite descubrir nuevos conocimientos en forma constante, lo que favorece el entendimiento y comprensión de ciertas temáticas y de esta manera poder solucionar problemas especialmente en el área médica y biológica.