Quién inventó la máquina de coser

Con la llegada de la Revolución Industrial empezó la era de la mecanización que se extendió, por supuesto, a la industria textil. En lo que respecta a quién fue el inventor de la máquina de coser, existen muchos debates. Franceses, alemanes, americanos, británicos, etc., todos defienden haber inventado este instrumento, algo que es cierto parcialmente. ¡Vamos a ver por qué!

Charles Weisenthal era un alemán que vivía en Inglaterra y de quién se dice fue el inventor de la máquina de coser al haber patentado una aguja que era utilizada por una máquina, aunque no se puede confirmar que en realidad este invento fuera una máquina de coser.

Más tarde, en 1790, un inglés llamado Greenhill Rents, enseñó en Londres un diseño que contenía un punzón que hacía agujeros en las telas. En este mismo año aparece la máquina de coser de Thomas Saint que contaba con los elementos más básicos de la misma y que todavía hoy en día se pueden ver en las máquinas actuales, es decir, una base para poder apoyar en brazo en la misma máquina, así como mecanismos de arrastre de telas y de movimientos de la aguja que se encuentra dentro del brazo y así poder coser.

La máquina de coser, un gran adelanto para la industria textil

Patentes de la máquina de coser

En el año 1804 Scott Duncan realizó una patente para una máquina con numerosas agujas para bordar, pero su diseño quedó en el olvido. En 1810 un alemán conocido como Balthasar Krems creó una máquina automática de coser, aunque nunca se patentó ni trabajó propiamente, por lo que no se suele mencionar este nombre en la lista de las personas que contribuyeron a la invención de la máquina de coser, pero desde luego su aportación existió.

En 1814, el austriaco Josef Mederspreger, patentó su máquina de coser, pero tampoco tuvo éxito ya que no funcionaba correctamente. En el año 1894 dos franceses, Thomas Stone y James Henderson, pensaron en diseñar una máquina de coser para replicar las costura hecha a mano, pero esto quedó solamente en una idea y su diseño no vio nunca la luz del día.

Y con tantos diseños y patentes de máquinas de coser por toda Europa, no podía quedarse América atrás, y aunque hubo varios intentos de hacer una máquina de coser, no fue hasta 1842 cuando John Greenoug patentó la primera.

Máquinas de coser electrónicas y computarizadas

Durante el año 1833 Walter Hunt inventó una máquina de coser con candado pero debido a que la misma se detenía constantemente, llegó a perder el interés y ni siquiera patentó su diseño, llegando incluso a vender su máquina. Pero en 1845 Elias Howe utilizó su diseño y consiguió la patente para tratar de vender, sin éxito su idea en Inglaterra.

Hasta el año 1877 duró la “combinación de la máquina de coser”, la consecuencia de una guerra entre los inventores de la misma que acabó con la unión Singer, Howe Y Wilson entre otros.

Ya en el año 1900 apareció la máquina de coser electrónica inventada por la compañía Singer, nombre que ha llegado a convertirse en sinónimo de estos instrumentos. En 1987 Orisol fue el encargado de inventar la máquina de coser computarizada que consiguió potenciar la precisión que hasta ahora tenían las máquinas de coser.