Quién inventó la licuadora

Se dice que originariamente la licuadora no fue creada para la función que tiene hoy en día, es decir mezclar alimentos, tanto frutas como verduras, e incluso hacer cócteles, sino simplemente para preparar batidos. En cualquier caso este pequeño aparato eléctrico que cuenta con un contenedor en el que se baten las bebidas y se pica la comida, se ha convertido en la actualidad en un indispensable dentro de todas las cocinas.

Hoy en día las licuadoras cuentan con un diseño en forma de cilindro que tiene incorporado un motor eléctrico, que se conectan con un eje de potentes aspas con las que mezclar y triturar los alimentos que se introduzcan en ellas, algo ideado en el año 1922 por Stephen Poplawski y más tarde, en 1935, mejorada su idea por Freud Osius.

Este pequeño pero muy útil electrodoméstico puede ser manual, aunque lo más normal es que sean eléctricas. Una licuadora sirve tanto para preparar cremas, purés y licuados de verduras, así como salsas e incluso para sacar el jugo de cualquier fruta y verdura. Si quieres conocer más datos sobre su invención, te aconsejamos que sigas leyendo.

Un pequeño electrodoméstico para mezclar alimentos imprescindible: la licuadora

Como ya hemos dicho anteriormente la licuadora fue inventada por el estadounidense Poplawski, de origen polaco y en un principio se la conoció como “aparato de cocina centrifugador”.

Historia de la licuadora


Pasaron seis años hasta que Poplawski consiguiera construir un aparato con el que fuera capaz de preparar su batido favorito en apenas unos minutos y de una manera muy sencilla: el batido de malta. Y es que la ciudad de Racine, donde el inventor vivía, era la productora principal de este alimento. Por eso y al contrario de lo que pueda pensarse, el origen de este electrodoméstico no fue pensado para licuar ni verduras ni frutas, sino solo para la preparación de batidos.

El éxito de la licuadora se vio favorecido por la popular Ley Seca que se encontraba vigente por esa época en Estados Unidos y que prohibía la venta de alcohol, por lo que nada más que se podría servir el mismo de manera legal, con batidos y zumos de frutas, en los restaurantes, cafeterías y similares.

Pero no fue hasta 1936 cuando Fred Waring, al asistir a una demostración del funcionamiento de la licuadora, se dio cuenta que con ella se podría preparar un daiquiri, su bebida preferida. Después de unas ligeras modificaciones apoyadas económicamente por este músico, en muy poco tiempo se presentó la nueva licuadora con un éxito espectacular y a partir de ese momento, en todos los comercios y restaurantes había una licuadora con la que se preparaban batidos, zumos y bebidas para todos los clientes.

La evolución de la licuadora desde entonces ha sido constante y así en 1955 se agregaron dispositivos extras como la picadora de hielo, un dispositivo para moler café o un mando con el que se controla el tiempo de funcionamiento y que provocó que se dispararan las ventas.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *